¡No se metan con mi leche! 

Llevamos 4 meses de LME (Lactancia Materna Exclusiva), ha sido la experiencia más gratificante que hemos tenido juntos, lactar es el momento más íntimo y hermoso que los dos tenemos. Sin embargo,  no siempre fue así. Al dar a luz, como cualquier mamá primeriza, pensé que todo se daría de forma muy natural, como en las películas. Pero no fue así, me entregaron a Tomás y ahí mismo lo prendí a mi pecho; sin embargo, él no lograba succionar. 

-Tienes el pezón plano 

– Pezón ¿qué? 

– Plano… debes comprar unas pezoneras, unas recolectoras, un extractor… 

– Me voy a enloquecer, pero por mi hijo, cómprenme todo. 

Así que, nadie me dijo que podíamos intentar hasta que el bebé se agarrara correctamente y que además haríamos varios intentos para que él pudiera comer. No, la solución fue “dele leche de fórmula”. 

Y ahí empezó todo.

Salimos de la clínica al segundo día de habernos conocido, llegamos a casa y mi esposo dijo “no vamos a comprar leche” pero yo ya estaba muy atemorizada porque me habían dicho que si Tomás no comía los suficiente, podría sufrir una baja de azúcar y eso, a sus dos días de nacido, sería terrible. Así que me puse a llorar y él, con poco agrado, fue a comprar la leche. 

Duramos dos semanas complementando su alimentación y yo me sentía frustrada porque no hay nada más triste para una mamá de un lactante que saber que no está dando lo que su hijo necesita. Sin embargo, alguien me dijo un día “Annie, la leche de tarro es una mentira, ánimo que tú puedes darle solo de tu leche”

Y así lo hice, me lo creí, me puse juiciosa a generar extracciones -porque a mayor succión, mayor producción- así no consiguiera ni media onza – lo que también me frustraba- pero no me dejé llenar de miedo y seguí intentándolo. 

Después de dos semanas y hasta hoy, Tomás solo toma la leche de su mamá y yo soy muy feliz pero he tenido que enfrentarme con ciertos comentarios que ¡Ay Dios mío! 

Aquí les va una lista para que si los escuchan, puedan decir ¡No te metas con mi leche! – Todos son mitos creados para que tú pienses que no eres suficiente para él-

  • El niño se la pasa comiendo, eso es que no estás dando leche suficiente. 
  • El niño está quedando con hambre, hay que prepararle un tetero. 
  • Déjalo llorar que tiene que coger horarios para comer, sino se convertirá en un ser malcriado que no sabrá organizar su vida.
  • Si te extraes y no das leche es porque no tienes leche. 
  • ¿Solo 2 onzas de extracción? Ese bebé debe estar quedando con hambre porque no produces nada.
  • ¿2 años y todavía dándole leche humana? Eso ya es agua, no le alimenta. 
  • No vas a ser capaz de dejarle la leche para irte a trabajar, mejor comprarle leche de fórmula.
  • Estás comiendo mucho queso y tomando mucha leche de vaca, tu leche le hará daño al bebé.

Coge todo eso y mételo en el baúl del olvido porque nada es cierto y eres una creación tan perfecta que estás diseñada para darle lo que necesita. ¡Tú puedes! No desfallezcas y no permitas que nadie se meta con tu leche.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s