¡Relajada! 

Antes de convertirme en la mamá de Tomás, era un poco – mi esposo diría que mucho- cansona con el tema del orden y el aseo en la casa. Necesitaba que todo estuviera completamente limpio y ordenado, todo en su lugar, nada sobre el comedor, sufría si veía polvo en el piso y mi estrés aumentaba si de repente llegaba visita a la casa. 

Sigo siendo así, un poco, pero con Tomás he aprendido a tomarme todo con más calma y disfrutar los momentos que antes no podía disfrutar por estar pensando en la limpieza. 

Hoy, por ejemplo, disfruté bañar a Tomás en su tina, la puse en el piso de la oficina, le lleve todos sus juguetes para el agua, lo dejé que chapoteara y salpicara agua. Disfruté tanto ese momento, como él y entendí que a veces nos dejamos llevar por el afán y la perfección, y no disfrutamos los pequeños detalles de la vida. 

Quiero ser como una niña, disfrutar todo, sonreír bajo el sol y con el agua regándose por todas partes. 

Relajada y descomplicada pude terminar este día y aunque hay un poco de reguero por ahí, nada importa pues ver a mi hijo disfrutar su baño lo paga todo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s